Encuentro Educacional

ISSN 1315-4079 ~ Depósito legal pp 199402ZU41

Vol. 24 (1,2,3) enero - diciembre 2017 Edición Especial: 127-143


Usos de Internet por estudiantes en etapas de adolescencia temprana y media

Francisco Bracho Espinel

Universidad Católica Cecilio Acosta. Maracaibo-Venezuela. doctorbracho@yahoo.es



Resumen

Hoy se reconoce que la Internet ejerce –junto a la familia y la escuela– una influencia importante en el desarrollo de los adolescentes. El principal objetivo de investigación fue determinar los usos de Internet por estudiantes de educación media en las etapas de adolescencia temprana y media de Maracaibo. Las teorías que fundamentan el estudio pertenecen a: UNESCO (2004), Rebeil y Gómez (2009), Sánchez, Prendes y Serrano, (2011), Oliva et al., (2012), Brey, Innerarity y Mayos, (2009), Marín (2013), Casas y Ceñal-González (2005), Pedreira y Martín (2000), Ayala (2007), Pérez-Díaz y Rodríguez (2008), Silva (2006), Awuapara y Valdivieso (2013), Álvarez (2010), Albero (2002), entre otros. La investigación fue descriptiva, de campo y no experimental. El diseño del estudio corresponde al denominado transeccional descriptivo. La población estuvo constituida por 3564 estudiantes de educación media de 12 planteles del municipio Maracaibo. La muestra estuvo constituida por 532 sujetos. La técnica utilizada para la recolección de los datos fue la encuesta y el instrumento el cuestionario. La validez del instrumento se realizó a través de cinco (5) expertos. Para determinar la confiabilidad se aplicó el Método KR-20 de Küder y Richarson, resultando un valor de confiabilidad muy significativa (rtt = 0,92). La técnica para el procesamiento de los resultados es la tabla de frecuencia. Se concluye que el uso predominante que los adolescentes dan a Internet es fundamentalmente para comunicarse con sus pares, en segundo lugar para entretenimiento y, en menor proporción, como una herramienta educativa.


Palabras clave: Internet; usos de internet; estudiantes; adolescencia temprana y media.


Recibido: 21-02-2017 ~ Aceptado: 05-06-2017


Internet uses by students in early and middle adolescence

Abstract

Today it is recognized that the Internet has - together with the family and the school

- an important influence on the development of adolescents. The main research objective was to determine the uses of the Internet by high school students in the early and middle adolescence stages of Maracaibo. The theories that support the study belong to: UNESCO (2004), Rebeil and Gómez (2009), Sánchez, Prendes and Serrano, (2011), Oliva et al., (2012), Brey, Innerarity and Mayos, (2009), Marín (2013), Casas and Ceñal-González (2005), Pedreira and Martín (2000), Ayala (2007), Pérez-Díaz and Rodríguez (2008), Silva (2006), Awuapara and Valdivieso (2013), Álvarez (2010 ), Albero (2002), among others. The research was descriptive, field and non-experimental. The study design corresponds to the so-called descriptive transectional. The population consisted of 3,564 high school students from 12 schools in the Maracaibo municipality. The sample consisted of 532 subjects. The technique used to collect the data was the survey and the instrument was the questionnaire. The validity of the instrument was carried out by five (5) experts. Küder and Richarson’s Method KR-20 was applied to determine reliability, resulting in a very significant reliability value (rtt = 0.92). The technique for processing the results is the frequency table. It is concluded that the predominant use that adolescents give to the Internet is fundamentally to communicate with their peers, secondly for entertainment and, to a lesser extent, as an educational tool.


Keywords: Internet; internet applications; students; early adolescence and average.

Introducción


La particularidad de esta inves- tigación está en la población-objeto: adolescentes escolarizados con eda- des entre doce y quince años, es decir, estudiantes en la etapa de la adoles- cencia temprana y media, y su natu- ral manera de apropiarse socialmente de Internet, un medio multicrónico, desterritorializado y con un papel fundamental en la sociabilidad de los

adolescentes. Asimismo, resulta signi- ficativo que un estudio sobre el uso de Internet, parta de la realidad escolar.

Para la interacción social los adolescentes del mundo cuentan con un soporte tecnológico con el que no contaron las generaciones anteriores: Internet, considerado el fenómeno sociológico de comienzos del siglo XXI; y caracterizado por Silva (2006), como el lugar de lo instantáneo, lo lúdico, lo divertido, de la hibridación de


los códigos orales y escritos, y también donde se construyen identidades distintas a la que se tiene en la vida real.

Se ha tomado como punto de partida la actitud del adolescente como usuario de Internet (consumidor y prosumidor), explorándose su conducta comunicativa en función de su experiencia directa con la Red, para a partir de allí, determinar los diferentes usos que le dan a la Internet; con conciencia de que los adolescentes “no tienen en general una mirada negativa sobre ese mundo tecnológico en el que nacieron, no se sienten ajenos a él ni se ponen a la defensiva” (Instituto Internacional de Planeamiento de la Educación de la UNESCO y Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura, 2014:16), como sí ocurre con algunos adultos.

El objetivo de esta investigación consistió en determinar los diferen- tes usos que le dan a la Internet los estudiantes de educación media de Maracaibo, en las etapas de adolescen- cia temprana y media.


Fundamentación teórica

El sustento teórico del estudio se canalizó en dos ámbitos: Internet y sus usos; y adolescencia temprana y media. A continuación, se mencionan los puntos clave de cada uno.


Internet y sus usos

La Internet se define como “la red mundial de redes de computación

a través de la cual las personas pueden intercambiar información y comunicarse” (UNESCO, 2004:233). Bajo otro punto de vista, Internet es “un medio de comunicación diferente a sus antecesores, con un alto grado de complejidad no sólo tecnológica, sino en sus sistemas de producción, en la conformación de sus emisores y en los modos de recepción” (Rebeil y Gómez, 2009:68-69), permitiendo una comunicación horizontal, una simetría entre producción y recepción. En otras palabras, Internet adopta dos funciones: “es un nuevo canal de distribución para medios tradicionales y es también un espacio de expresión que da lugar a un sinfín de emisores emergentes, por eso en sus contenidos está presente tanto la moral social como la ética individual” (ídem).

La Internet presenta las siguientes características: (1) ofrece un lenguaje multimedia; (2) es reticular debido a su arquitectura informática; (3) es multinivel(comunicacióninterpersonal, grupal y masiva); (4) es multicrónico, ya que permite comunicación en tiempo real y diferido; (5) es un medio desterritorializado, debido a su ubicuidad espacial; (6) se le reconoce como hipertextual, en la medida en que utiliza un lenguaje no secuencial, permitiendo abrir ventanas simultáneas con textos diferentes; (7) apuesta por la diversidad: de información, de fuentes, de modos de interacción, de canales de expresión y de emisores (Rebeil y Gómez, 2009:68).


El uso de Internet “se refiere a un proceso de construcción social, ya que por lo general contiene antecedentes a partir de las formas de funcionamiento y deusoscaracterísticosenotros medios” (Rebeil y Gómez, 2009:213). De este modo, entre los usos más comunes de Internet se encuentran los siguientes:

(a) Correo electrónico; (b) Grupos de noticias temáticos, donde los usuarios leen mensajes y dejan otros; (c) Listas de discusión, los usuarios participan enviando y recibiendo mensajes en una cuenta de correo electrónico; (d) Canales de conversación interactiva (chat); (e) Transferencia de archivos de gran volumen (FTP); (f) Teléfono Internet; (g) Videófono, modalidad más compleja del teléfono Internet, que incorpora web cams; (h) Servicios de noticias que se reciben en la cuenta de correo electrónico; (i) World wide web, páginas donde personas o instituciones dan a conocer información (Rebeil y Gómez, 2009).

Sumado a lo expuesto, la Internet presenta las siguientes limitaciones: (1) para ser navegador activo es necesario contar con habilidades informáticas, en tanto que exige condiciones duras para la recepción; (2) el recurso de la hipertextualidad que permite a los usuarios construir libremente sus propios contenidos, impide que Internet sea capaz de homogenizar la imaginería social; (3) todavía el acceso es restringido a un grupo de ciudadanos, tanto por razones económicas como por la falta de infraestructura técnica o habilidades informáticas (Rebeil y Gómez, 2009).

Por otra parte, la era digital ha traído conceptos como nativos digita- les, generación-red o cibergeneración (Prensky, 2010), que caracterizan a los estudiantes del siglo XXI, como la generación cuyos integrantes piensan y procesan la información de modo distinto a sus predecesores. Este térmi- no “hace referencia a una generación de personas que han crecido con las TIC como parte de su entorno natural” (Sánchez, Prendes y Serrano, 2011:14). Es por ello que los alumnos “son usua- rios formales de los ordenadores, que trabajan con las TIC (…) en la escuela, en el hogar y las utilizan como fuente de entretenimiento y medio de comuni- cación” (ídem).

Especialistas distinguen entre el uso frecuente de las nuevas tecnologías y la adicción a las mismas. Así, conducta adictiva “es la relación de dependencia que se crea, la pérdida de control por parte del sujeto y la grave interferencia que genera en la vida cotidiana” (Oliva et al., 2012:16). Atendiendo a estas consideraciones, habrá adicción si concurren la dependencia y la pérdida de control; entendiendo por dependencia “la necesidad subjetiva de realizar forzosamente la conducta y la supeditación de la vida cotidiana al mantenimiento del hábito” (ídem). Es por eso que los especialistas afirman que no hay adicción por el hecho de sentirse atraído por las TIC o por dis- frutar participando en las redes sociales virtuales.

Sobre la influencia de las formas de sociabilidad e interacción en Red en el individuo, se afirma que la hiperco-


nexión se ha convertido ya en un aspec- to fundamental de la existencia como individuos y como ciudadanos (Brey, Innerarity y Mayos, 2009). Al respec- to, se considera que “la sociabilidad virtual basada en términos dialógicos, constituye el nuevo espacio en don- de se construyen y se transforman las formas de la sociabilidad y la negocia- ción del yo” (Marín, 2013:8); igualmen- te, “afecta también a las condiciones en que se desarrolla el sentido de perte- nencia del sujeto a un determinado grupo humano” (ídem).

Finalmente, debe señalarse que durante la adolescencia se es más vulnerable por los atractivos que las TIC pueden presentar: variados servicios, rapidez, disponibilidad, “intensidad y porque permiten el anonimato, tan protector a estas edades, y el juego de identidades sin consecuencias, que posibilita y que encaja muy bien con el deseo de búsqueda de sensaciones, de experimentación y de desinhibición de los adolescentes” (Oliva et al., 2012:22).


Adolescencia temprana y media

La adolescencia es un período de la vida complejo al comprender “intensos cambios físicos, psíquicos y sociales” (Casas y Ceñal-González, 2005:20). La adolescencia ha sido definida como la “etapa que abarca desde los finales de la infancia hasta la futura adultez, pero engloba todas las incertidumbres connotativas del crecimiento emocional y social del ser humano” (Pedreira y Martín, 2000:72). Otra definición de

adolescencia es la siguiente:

El momento de transición (el momento del paso angustioso, doloroso), el momento crítico, de mutaciones graves, el momento de cambios biosicosociales y espirituales condicionantes del crecimiento y desarrollo del ser humano en que éste asume decisiones, juicios y criterios para mejoramiento o empeoramiento. Es el tiempo de diferenciar y diferenciarse, de construir y asumir una identidad (Ayala, 2007:55).

Por otra parte, la adolescencia es “una fase de la maduración biológica de los humanos, un fenómeno históri- co-cultural y, como tal, en parte, una creación, en lo fundamental no inten- cionada, de las sociedades contem- poráneas” (Pérez-Díaz y Rodríguez, 2008:9). En este sentido, “la construc- ción cultural llamada adolescencia, es producto de una interacción entre las condiciones psicosociales y las imáge- nes culturales que una sociedad elabo- ra en cada momento histórico” (Silva, 2006:7). Esto reviste una gran impor- tancia, ya que “la interacción con los demás es un elemento esencial en la socialización de los adolescentes y preadolescentes puesto que su desa- rrollo ocurre dentro de múltiples con- textos” (Cabello y Fernández, 2010:15).

La adolescencia se divide en tres etapas: adolescencia temprana, media y tardía. La adolescencia temprana (12 a 14 años), es la etapa que marca el comienzo de la adolescencia, coincide con la consolidación de las


operaciones lógico-concretas y el comienzo, la apertura a un nuevo tipo de razonamiento proposicional (si … entonces); y a la adolescencia media (14-16 años), como la etapa donde se comienza a razonar de una manera más compleja, corresponde el desarrollo de la inteligencia operativa-formal, la mayor flexibilidad del pensamiento y la posibilidad de contemplar un mayor número de alternativas a las situaciones, lo que incide de forma directa en la formación de una identidad personal (Álvarez, 2010).

Entre los aspectos psicológicos de la adolescencia, destacan: Búsqueda de sí mismos, de su identidad; necesidad de independencia; manifestaciones y conductas sexuales con desarrollo de la identidad sexual; entre otras (Silva, 2006). La identidad social, las interacciones con el grupo de edad se hacen más importantes en la adolescencia y esto se ve reflejado en el uso que los jóvenes hacen de la Red y también que los adolescentes parecen sentirse inclinados hacia el uso de Internet para la interacción social, con especial énfasis en las relaciones de amistad, en la identificación con grupos y sus valores, y en el desarrollo de la identidad individual (Albero, 2002).


Metodología

Se adoptó la investigación de tipo descriptiva, ya que se buscó especificar los usos de Internet por estudiantes de educación media en las etapas de adolescencia temprana y media del municipio Maracaibo, Estado Zulia.

La investigación fue de campo porque la información se obtuvo directamente en los centros educativos. El diseño de esta investigación fue de tipo no experimental, que tomando en cuenta la dimensión temporal, corresponde al denominado transeccional o trans- versal.

La población estuvo formada por 3564 sujetos de ambos sexos. Estos sujetos poseen características simila- res: edades comprendidas entre 12 y 15 años, cursantes de 1º, 2º y 3º año de educación media, habitantes de la ciudad de Maracaibo y similar origen socio-cultural. La investigación se realizó en 12 planteles.

En el muestreo se aplicó la fórmula de Sierra Bravo con un margen de error del 4%. Por provenir la población de diferentes centros educativos, además de estar constituida por desigual número de unidades de información, se aplicó la fórmula de Schiffer. De la aplicación del muestreo estratificado se obtuvo como resultado global 532 sujetos.

La técnica que se utilizó para la recolección de la información fue la encuesta. El instrumento seleccio- nado para conocer datos y actitudes de los adolescentes escolarizados fue el cuestionario. La selección de este instrumento obedece a que “constituye un recurso apto y válido para conocer la percepción que los propios adoles- centes tienen sobre su realidad pre- sente y su actuación y desempeño en el mundo y en las relaciones con los demás” (Limones, 2011:239).


La metodología para obtener la validez del instrumento fue la revisión por parte de cinco (5) expertos vincula- dos al problema objeto de estudio. Con respecto a la confiabilidad del instru- mento, se aplicó una prueba piloto a 10 sujetos con características similares a los del estudio. Para determinar el coeficiente de confiabilidad, ini- cialmente se homologaron todos los tipos de reactivo a dos alternativas de respuesta, en la prueba se utilizó el Método KR-20 de Küder y Richarson. Con la ayuda del programa computa- rizado SPSS for Windows V21.0, se

obtuvo rtt = 0,92, valor este incluido en- tre 0,90 (correlación muy fuerte) y 1,00

(correlación perfecta), que se considera como una confiabilidad muy significa- tiva, en consecuencia, se afirmó que el instrumento era pertinente y altamente confiable.

La técnica para el procesamiento de los resultados fue la aplicación de la tabla de frecuencia. Es decir, que el análisis de los datos se hizo con apoyo en la estadística, que es “una herramienta para evaluar los datos” (Hernández, Fernández y Baptista, 2010:287). En este sentido, se buscó primero describir los datos para luego efectuar un análisis estadístico.


Resultados y discusión

Los resultados de la investigación se exponen a través del análisis e inter- pretación de los datos obtenidos duran- te el desarrollo del trabajo de campo, en el cual se encuestaron, mediante la aplicación de un cuestionario, 532 estu- diantes de educación media.


Acceso a Internet

Ítem Nº 1. ¿Me conecto a Internet?

Tabla 1. Conexión a Internet (n=532)


Opción

Cantidad

%

532

100

No

0

0

Total

532

100


Fuente: Elaboración propia (2017)


Análisis e interpretación

La tabla 1 muestra los resultados obtenidos en relación con la condición de usuario de Internet de los estudian- tes. 532 estudiantes que representan el 100% de los encuestados respondieron que sí tienen conexión a Internet. Estos resultados evidencian que en Maracaibo es aplicable el concepto de nativos digi-

tales (Prensky, 2010; Sánchez, Prendes y Serrano, 2011) y, además, que los adolescentes encuestados pueden cali- ficarse como usuarios formales de los ordenadores y de Internet.


Ítem Nº 2. La conexión que tengo a

Internet, ¿es a través de…?

Tabla 2. Formas de conectarse a Internet (n=532)


Opción

Cantidad

%

Telefonía fija (en el hogar)

152

29

Telefonía móvil

76

14

Cable

61

11

Inalámbrica (Wifi)

167

32

Centro de comunicaciones

76

14

Otras formas de conectarse

0

0

Total

532

100


Fuente: Elaboración propia (2017)


Análisis e interpretación

La tabla 2, contiene los resultados obtenidos en relación con las formas de conectarse a Internet que utilizan los adolescentes, así se observa que 167 adolescentes, el 32%, seleccionaron conexión a Internet a través de red inalámbrica (wifi); 152 adolescentes, el 29%, telefonía fija en el hogar; 76 adolescentes, el 14%, telefonía móvil; 76 adolescentes, el 14%, respondió centros


de comunicaciones; y, por último, 61 adolescentes, es decir, el 11%, contestó que la conexión la hacía a través de cable. De esta manera la mayoría de los adolescentes tiene conexión a Internet a través de red inalámbrica (wifi). Se observa claramente que “las tecnologías wi-fi ya han llegado a un nivel de uso ampliamente social”, como se afirma en un estudio realizado en Maracaibo (Cuberos et al., 2014:19).


Sin embargo, se mantiene telefonía fija en el hogar como una de las principales formas de conectarse a Internet.

Ítem Nº 3. La frecuencia con la que me conecto a Internet es…

Tabla 3. Frecuencia de conexión a Internet (n=532)


Opción

Cantidad

%

Nunca

0

0

4 ó 5 veces al mes

9

1,7

3 ó 4 veces a la semana

114

21,4

1 vez al día

198

37,2

2 veces o más al día

211

39,7

Total

532

100

Fuente: Elaboración propia (2017)


Análisis e interpretación

En las respuestas de la tabla 3 se puede apreciar que 198 adolescentes, el 37,2%, se conecta una vez al día; 211, el 39,7%, lo hace 2 veces o más al día; 114, el 21,4%, se conecta 3 ó 4 veces a la semana; y 9, el 1,7% de los sujetos que integraron la muestra, se conecta 4 ó 5 veces al mes. Lo que demuestra que una gran mayoría de los encuestados, es decir, 409 (76,9%), se conectan una, dos y hasta más veces al día. Estos resultados podrían interpretarse como que los adolescentes se sienten “muy atraídos” por las TIC, situación que se explica por “el deseo de búsqueda de sensaciones, de experimentación y de desinhibición de los adolescentes

(Oliva et al., 2012:22). La frecuencia resultante permite catalogar a esta conducta como “uso frecuente” mas no como “adicción a la Internet” (Oliva et al., 2012:16). Sin embargo, como plantean estos autores, existe la posibilidad de generar un comporta- miento adictivo.

De los datos recogidos en la tabla 3 también se confirma el resultado de la investigación realizada en España que indica que los adolescentes están viviendo en un entorno digitalizado que ha condicionado su manera de actuar, relacionarse y comunicarse (Garrote, 2013).


Finalidad o tipo de uso de Internet

Ítem Nº 4. ¿Cuáles de los siguientes usos le doy a la Internet?

Tabla 4. Usos dados a Internet (n=532)


Opción

Cantidad

%

Enviar y recibir correos electrónicos

71

13,34

Leer noticias

26

4,88

Participar en foros de discusión

2

0,37

Mensajería instantánea (WhatsApp, chat, etc.)

54

10,16

Observar/escuchar Videoconferencias (Skype, etc.)

5

0,94

Visitar sitios web y/o Blogs

10

1,87

Visitar páginas eróticas o cualquier otra de esta índole

5

0,94

Utilizar las redes sociales (Facebook, Twitter, etc.)

127

23,87

Divertirme con juegos online

36

6,7

Investigar y realizar tareas escolares

102

19,17

Ver videos musicales, tráiler de películas o películas

74

14

Publicar fotografías

18

3,38

Visitar la deep web o web profunda

0

0

Otros usos

2

0,38

No sabe / no responde

0

0

Total

532

100

Fuente: Elaboración propia (2017)

Análisis e interpretación

La tabla 4, muestra los resultados obtenidos al preguntar sobre los usos dados a la Internet. Para un mejor análisis de estos datos, se han agrupado los usos más importantes en tres grandes categorías: (a) Comunicación, que comprende redes sociales, correos electrónicos y mensajería instantánea:

252 adolescentes, el 47,37% de los encuestados. (b) Entretenimiento, que comprende videos, películas, juegos y páginas eróticas: 115 adolescentes, el 21,64% de los encuestados. Y (c) Educativo, que agrupa investi-gación/ tareas, observar/escuchar videoconfe- rencias y participar en foros de discu- sión: 109 adolescentes, el 20,48% de los encuestados.

Con los anteriores resultados se confirman los resultados del estudio realizado con el objetivo de determinar los diferentes usos que le dan los estudiantes de bachillerato de Bogotá, la cual arrojó que el uso preponderante es como herramienta de comunicación (Cuellar, 2008). La razón por la que es mayor este uso de Internet entre adolescentes, se atribuye a que “la interacción con los demás es un elemento esencial en la socialización de los adolescentes y preadolescentes” (Cabello y Fernández, 2010:15).


Ítem Nº 5. Uso más Internet que otros medios, para comunicarme con mis amigos.

Tabla 5. Uso preferente de Internet para comunicarse con amigos (n=532)


Opción

Cantidad

%

Siempre

122

22,9

La mayoría de las veces Sí

167

31,4

Unas veces Sí, unas veces No

129

24,3

La mayoría de las veces No

38

7,1

Nunca

76

14,3

Total

532

100

Fuente: Elaboración propia (2017)


Análisis e interpretación

Las respuestas obtenidas en la pregunta relacionada con la preferencia de Internet sobre otros medios para comunicarse con sus amigos, muestran que 122 adolescentes, el 22,9%, siempre utiliza este medio; 167, el 31,4%, respondió que la mayoría de las veces sí usa más Internet que otros medios. Sólo 129 sujetos, el 24,3%, lo hace unas veces sí, unas veces no. Por otro lado, 76 sujetos, el 14,3%, nunca la usa para comunicarse con sus amigos; mientras que 38 sujetos, el 7,1%, la mayoría de las veces no la utiliza; lo que demuestra que existe en la mayoría de los encuestados, 289 (sumando los que respondieron siempre y la

mayoría de las veces sí), el 54,3%, una clara preferencia por el uso de Internet para comunicarse con sus amigos.

Los resultados confirman que las interacciones con el grupo de edad se hacen más importantes en la ado- lescencia y esto se ve reflejado en el uso que los jóvenes hacen de la red y también que los adolescentes parecen sentirse inclinados hacia el uso de Internet para la interacción social, con especial énfasis en las relaciones de amistad (Albero, 2002).


Ítem Nº 6. Uso más Internet que otros medios, para conocer nuevas personas.

Tabla 6. Uso preferente de Internet para conocer personas (n=532)


Opción

Cantidad

%

Siempre

76

14,3

La mayoría de las veces Sí

114

21,4

Unas veces Sí, unas veces No

106

20

La mayoría de las veces No

76

14,3

Nunca

160

30

Total

532

100


Fuente: Elaboración propia (2017)


Análisis e interpretación

En la tabla 6 se observa que 76 adolescentes, el 14,3%, afirman que siempre utilizan Internet para conocer


nuevas personas; 114, el 21,4%, indicó que la mayoría de las veces sí lo hace; 106, el 20%, unas veces sí, otras veces no, usa Internet con tales fines; por otra


parte, 160, el 30%, nunca utiliza la Internet para conocer nuevas personas; mientras que 76 adolescentes, el 14,3%, lamayoríadelasvecesno lautiliza para conocer nuevas personas; por lo tanto, puede decirse que una gran mayoría,

296 sujetos, el 55,7%, (sumando los que respondieron siempre,la mayoría de las veces sí y unas veces sí, unas veces no), ha tenido a la Internet como medio para conocer nuevas personas, en mayor o menor grado.

Los resultados confirman que la Red constituye el nuevo espacio en donde se construyen y se transforman las formas de la sociabilidad y la negociación del yo (Marín, 2013). Igualmente, que los adolescentes se sienten inclinados hacia el uso de Internet para la interacción social (Albero, 2002).


Ítem Nº 7. Mantengo comunicación a través de Internet con grupos con los cuales me identifico en virtud de sus valores, actividades, información, etc.

Tabla 7. Comunicación de adolescentes con grupos por Internet (n=532)


Opción

Cantidad

%

Siempre

129

24,30

La mayoría de las veces Sí

106

20,00

Unas veces Sí, unas veces No

99

18,60

La mayoría de las veces No

61

11,40

Nunca

137

25,70

Total

532

100


Fuente: Elaboración propia (2017)

Análisis e interpretación

La tabla 7 muestra que en las respuestas obtenidas a la pregunta realizada, 129 adolescentes, el 24,3%, siempre mantiene comunicación a través de Internet con grupos con los cuales se identifica en virtud de sus valores, actividades e información;


106, el 20%, indicó que la mayoría de las veces sí se comunica con grupos con con los cuales se identifica; mientras que 99 adolescentes, el 18,6%, dijo hacerlo unas veces sí, unas veces no mantiene comunicación a través de Internet con grupos con los cuales se identifica; 61 sujetos, el 11,4%, afirmó que la mayoría de las veces no


utiliza Internet con dichos fines; 137, el 25,7%, respondió que nunca mantiene comunicación a través de Internet con grupos con los cuales se identifica.

Puede decirse que una gran mayo- ría, 334 adolescentes, el 62,9% (suman- do los que respondieron siempre, la mayoría de las veces sí y unas veces sí, unas veces no), tiene o ha tenido a la Internet como medio para mante- ner comunicación con grupos con los cuales se identifican en virtud de sus valores, actividades, información, etc. Los resultados confirman que la iden- tidad social, las interacciones con el grupo de edad, se hacen más impor- tantes en la adolescencia, lo que se ve reflejado en el uso que hacen de la Red para la interacción social, con énfasis en la identificación con grupos y sus valores (Albero, 2002).


Consideraciones finales

Luego de recolectados y analizados los resultados obtenidos en la presente investigación, se pueden extraer las siguientes consideraciones:

En este estudio quedó en evidencia

–sin incurrir por ello en generalizacio- nes respecto a los datos encontrados, más bien reconociendo la heteroge- neidad propia de dicha etapa– que la problemática es semejante a la presen- tada por los adolescentes con el uso de Internet en otras latitudes. En este sentido, se observó que el uso dado por la población objeto de estudio es funda- mentalmente para comunicarse con sus pares, en segundo lugar, para entreteni-

miento y, en menor proporción, como

una herramienta educativa.

Sobre la base de las consideraciones anteriores, el autor considera que se debe profundizar la enseñanza de valores en los centros educativos, pues deben cumplir con su función básica de preparación para la vida; asimismo, resaltar todas las bondades que ofrece Internet, más allá de la posibilidad de interactuar con sus pares y de entretenerse, de manera de lograr un uso responsable, respetuoso y ético de este recurso, que tiene un gran potencial como espacio educativo complementario de la educación y que a la vez lo trasciende.

Puede ser altamente efectiva la ejecución de un proyecto de interven- ción en las comunidades cuyo centro de acción sea la escuela, con el fin de informar y prevenir de las posibles conductas adictivas a la Internet y otras conductas negativas, también mostrar las potencialidades comunicativas de estos recursos, desde los conceptos de la seguridad informática y la ciberética. El proyecto tendría como público meta los adolescentes, cumpliendo así el centro educativo, como ya se ha aclarado, el papel atribuido por la en materia de adquisición y desarrollo de las “competencias para una adecuada alfabetización digital(ONU, 2003).

Asimismo, se recomienda la ela- boración y ejecución de un plan de alfabetización digital dirigido a los padres, madres y representantes, quie- nes tienen o pueden tener influencia en


los hábitos de utilización de la Internet por los hijos, con el objetivo de darles la oportunidad de adquirir nuevas habili- dades y competencias que les permitan actuar de una forma plena en la socie- dad actual.


Referencias bibliográficas

Albero, Magdalena. (2002). Adoles- centes e Internet. Mitos y realidades de la sociedad de la información. Revista ZER. Volumen 7 (13), pp.

177-191.

Álvarez, Juana. (2010). Características del desarrollo psicológico de los adolescentes. Revista Digital Innovación y Experiencias Edu- cativas. Disponible en: http://www. csi- csif.es/andalucia/modules/ mod_ense/revista/pdf/Numero_28/ JUANA_ MARIA_A LVA REZ_

JIMENEZ_01.pdf Recuperado el

12 de enero de 2017.

Ayala, Julio. (2007). Adolescencia y Proyecto de Vida. Revista Ibero- americana de Personalísimo Comunitario. Volumen 5, pp. 54-

59.

Awuapara, Shereen y Valdivieso, Mónica. (2013). Características bio-psicosociales del adolescente. Revista Odontología Pediátrica. Vol. 12, Nº 2, julio-diciembre 2013. Disponible en: http://repebis.upch. edu.pe/articulos/op/v12n2/a3.pdf Recuperado el 13 de enero de 2017.

Brey, Antoni; Innerarity, Daniel y Mayos, Gonçal. (2009). La

Sociedad de la Ignorancia y otros ensayos. Libros Infonomia. Barce- lona, España. Disponible en: www. infonomia.com/pdf/sociedad_de_ la_ignorancia_es.pdf. Recuperado el 18 de enero de 2017.

Cabello, Patricio y Fernández, Icíar. (2010). La tecnología en la pre adolescencia y adolescencia: Usos riesgos y propuestas desde los protagonistas. Save The Children. España.

Casas, José y Ceñal-González, María. (2005). Desarrollo del adolescente. Aspectos físicos, psicológicos y sociales. Pediatra Integral 2005; IX (1) pp. 20-24. Unidad de Medicina del Adolescente. Servicio de Pediatría. Hospital de Móstoles. Madrid, España. Disponible en: http://www.sld.cu/galerias/pdf/ sitios/puericultura/desarrollo_ adolescente(2).pdf. Recuperado el 22 de enero de 2017.

Cuberos, Ricardo; Fuenmayor, Karina; Indriago, José; Molina, Nilson; Camacho, Carlos; y Villalobos, Edicson. (2014). La presencia de redes Wi-Fi como indicador de penetración de Internet en comunidades urbanas. Revista Portafolio 30. Año 15, vol. 2, Nº

30, julio - diciembre 2014, pp.13-19.

Cuellar, Mayck. (2008). Usos de internet en estudiantes de bachi- llerato de la ciudad de Bogotá. Instituto Alberto Merani. Bogotá, Colombia.


Garrote, Gloria. (2013). Uso y abuso de tecnologías en adolescentes y su relación con algunas varia- bles de personalidad, estilos de crianza, consumo de alcohol y autopercepción como estudiante. (Tesis Doctoral). Universidad de Burgos. Burgos, España. Disponible en: http://riubu. ubu.es/ bitstream/10259/219/1/ G a r r ote _ P % C 3 % A9 r e z _d e _ Alb%C3%A9niz.pdf Recuperado el 20 de enero de 2017.

Hernández, Roberto; Fernández, Carlos y Baptista, Pilar. (2010). Metodología de la investigación. McGraw-Hill. México.

Instituto Internacional de Planeamiento de la Educación de la Unesco y Organización de Estados Ibero- americanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura. (2014). Políticas TIC en los Sistemas Educativos de América Latina. Informe sobre Tendencias Socia- les y Educativas en América Latina 2014. Proyecto SITEAL. IIPE-UNESCO, OEI. Buenos

Aires, Argentina. Disponible en: http://www.siteal.iipe-oei.org/sites/ default/files/siteal_informe_2014_ politicas_tic.pdf Recuperado el 10 de enero de 2017.

Limones, Ismael. (2011). Adolescentes y percepción del sí mismo: la construcción de una imagen realista de la adolescencia desde la familia y la escuela. En Etic@

net, publicación semestral en línea Granada, España, Año IX Nº 11, diciembre de 2011. Disponible en: http://www.ugr.es/~sevimeco/ r ev i s t a e t i c a ne t / n u me r o 11 / Articulos/Formato/articulo11.pdf. Recuperado el 04 de enero de 2017.

Marín, María. (2013). Identidades físicas y digitales en un mundo global interconectado. Ponencia presentada en XVI Congreso Nacional y IIInternacional de Mo- delos de Investigación Educativa. Universidad de Barcelona. España. Disponible en: http://www.ub.edu/ gredi/wp-content/uploads/2013/09/ Ponencia-Identidad-Aidipe1.pdf Recuperado el 24 de enero de 2017.

Oliva, Alfredo; Hidalgo, María; Moreno, Carmen; Jiménez, Lucía; Jiménez, Antonia; Antolín, Lucía y Ramos, Pilar. (2012). Uso y riesgo de adicciones a las nuevas tecnologías entre adolescentes y jóvenes andaluces. Editorial Agua Clara, SL. España. Disponible en: http://www.codajic.org/sites/www. codajic.org/files/ Uso%20y%20 riesgo%20de%20adicciones%20 a % 20 l a s % 20 n u e va s % 20 t e c n o log % C 3 % A D a s% 2 0 entre%20adolescentes%20y%20 j%C3%B3venes%20andaluces.pdf. Recuperado el 29 de enero de 2017.

Organización de las Naciones Unidas, ONU. (2003). Declaración de la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información reali-zada en


Ginebra. Disponible en: http:// unesdoc.unesco.org / images/- 0012/001295/129531s.pdf. Recupe- rado el 01 de febrero de 2017.

Pedreira, José. y Martín, Luis. (2000). Desarrollo psicosocial de la adolescencia: bases para una comprensión actualizada. Revista Documentación Social. Número 120, pp. 69-90. Disponible en: http:// www.caritas.es/imagesrepository/ CapitulosPublicaciones/570/04%20 BASES%20PARA%20UNA%20 COM PR E NSI% C 3% 93 N% 20 ACTUALIZADA%20DS0120.pdf.

Recuperado el 14 de febrero de 2017.

Pérez-Díaz, Víctor y Rodríguez, Juan. (2008). La adolescencia, sus vulnerabilidades y las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Analistas Sociopolíticos ASP – Fundación Vodafone. España.

Prensky, Marc. (2010). Nativos e inmigrantes digitales. Cuadernos SEK 2.0. Adaptación al castellano del texto original “Digital Natives, Digital Immigrants”. Disponible en: http://www.marcprensky.com/ writing/Prensky-NATIVOS%20 E % 2 0I N M I GR A N T E S % 2 0 DIG ITA L E S% 2 0 ( SE K ) . p d f .

Recuperado el 04 de enero de 2017. Rebeil, María y Gómez, Delia. (2009).

Violencia mediática e interactiva.

Trillas. México.

Sánchez, María; Prendes, María y Serrano, José. (2011). Modelos de interacción de los adolescentes en contextos presenciales y vir- tuales. Revista Electrónica de Tecnología Educativa Edutec-e, Nº 35, marzo 2011. Universidad de Murcia. España. Disponibleen:https://digitum.um.es

/jspui/ bitstream/10201/37460/1/ Edutec-e_n35_Sanchez_Prendes_ Serrano.pdf. Recuperado el 10 de febrero de 2017.

Silva, Irene. (2006). La adolescencia y su interrelación con el entorno. Instituto de la Juventud, INJUVE. España.

UNESCO. (2004). Las tecnologías de la Información y la comunicación en la formación docente: Guía de Planificación. París, Francia. El Autor.


AÑO 24, Nº 1, 2, 3 Enero - Diciembre 2017

Esta revista fue editada en formato digital y publicada en Diciembre de 2017, por el Fondo Editorial Serbiluz, Universidad del Zulia. Maracaibo-Venezuela


www.luz.edu.ve www.serbi.luz.edu.ve www.produccioncientificaluz.org